Cristina Otero ∞ (Fotografía)


Puedes leer este artículo escuchando “Bird Gerhl” de Antony and the Johnsons


En la mitología griega se menciona a una bella diosa que se perdió en un bosque hasta llegar a un lugar en el cual abundaba el fango denominado Loto, donde se hundió. Este espacio había sido creado por los dioses para los seres cuyo destino era fracasar en la vida, pero la joven luchó durante miles de años hasta que logró salir de allí convertida en una bella flor simbolizando el triunfo de la perseverancia en situaciones adversas.

Cristina Otero, comenzó con la fotografía a la edad de 13 años. Lo curioso de su trabajo es que se autorretrataba al no poder depender de una modelo, pero a la vez, según sus palabras, se convertiría en una forma de conocerse a sí misma y en una terapia para ella.

IMG_5202

En esta fotografía, Cristina aportaba su grano de arena contra el cáncer de mama. Lo simboliza en la Flor de Loto, como la bella diosa que luchó durante miles de años contra el fango hasta que consiguió salir convertida en una bella flor. La fotografía está cargada de simbolismo, la misma modelo, la propia Cristina, se retrata dos veces como la mujer enferma que se ayuda a sí misma, como la diosa griega. El guiño del ojo, como símbolo de la extirpación de la mama. Y así, como la Flor de Loto emerge donde abunda el lodo manteniendo la pureza de su esencia, nosotros podemos superar las circunstancias y la calidad de vida que nos hayan tocado, parece querer transmitirnos Cristina.

Tutti Frutti, es una de las series más conocidas de esta autora.

IMG_5207

El maquillaje y la expresión, juegan un papel fundamental en sus fotos. Si la fruta fuera una persona, ¿Qué expresión tendría? Y así, ella, la propia fotógrafa modelo, se integra en la serie.

cristina o

A través de internet comenzó a divulgar su trabajo. Creó una cuenta en todas las redes sociales posibles, y un perfil profesional en Facebook. Fue precisamente mediante esta red cuando alguien vio sus fotos y le propuso exponer en solitario convirtiéndose con 15 años en la fotógrafa más joven de España en tener una exposición en solitario. Corría el año 2011.

Sus sesiones parten de una idea, se maquilla, estudia la luz y el color, y comienzan sus autorretratos en los que no utiliza materiales específicos, sólo elementos cotidianos como sal, canela, colorantes o leche, y maquillaje, mucho maquillaje. Toma las fotos y las edita hasta conseguir el resultado que desea.

IMG_5201

Captura de pantalla 2014-12-07 a la(s) 12.57.17

Juega con frecuencia con los símbolos e intenta captar el momento clave y el clímax de una historia. En la siguiente fotografía la trenza curvada junto con la flor del cerezo o flor del sakura en japonés juegan un papel clave. La flor del sakura es delicada y no permanece en el árbol más de un día o dos, lo que nos permite disfrutar de su belleza sin verla nunca marchitar. Se la llama la flor del samurai por su paralelismo con el código de estos guerreros que llevan en su emblema la flor del cerezo.

Existe una enfermedad sin cura hoy por hoy, la espondilitis anquilosante, que afecta a las articulaciones de la columna vertebral las cuales tienden a soldarse entre sí provocando una limitación de la movilidad y produciendo una pérdida de flexibilidad volviendo rígida la columna vertebral con episodios de agudo dolor.

La trenza en la fotografía de Cristina representa a la columna y la flor del cerezo o la flor del Samurai, el valor y la fortaleza de esas personas que siguen adelante sin que nunca las veamos marchitar.

IMG_5200

deco-line

PARA SABER MÁS:

Cristina Otero

@cristinaotero_

Facebook Cristina Otero Photography