Edward Gorey – “El curioso Sofá” ∞ Rodrigo de Torre


Puedes leer este artículo escuchando Alone with the Moon – Tiger Lillies


“Los surrealistas pensaban que no había nada más misterioso que la vida cotidiana. Estoy de acuerdo. La vida cotidiana es muy desconcertante”.

Edward Gorey

En cuestiones de erotismo y sexo, mucho se habla de la importancia de la mente. Las estadísticas de cualquier país del mundo que tratan de la insatisfacción sexual concluyen como dato más revelador que el orígen está en la falta de estímulo de nuestro órgano sexual clave: el cerebro. Literaria y literalmente hablando podríamos decir que el sexo está en el cerebro.

‘El curioso sofá’ es una sutil e inteligente obra escrita en 1961 a caballo entre un cuento ilustrado y un poema narrativo que requiere del lector saber jugar al juego que le propone Edward Gorey su autor, desde su particular versión de los tópicos de la literatura erótica.

Según sus propias palabras, dibujó el curioso sofá en un fin de semana. Era una sátira de Historia de O (clásico erótico de Pauline Réage (seudónimo de Anne Desclos) que narra la iniciación de una joven al sadomasoquismo. Su autora reconoció con 86 años que las aventuras de “O” las escribió para enamorar al autor del Prólogo, Jean Paulhan). “Hubo un impresor que se negó a imprimir el curioso sofá. Incluso hoy sigo oyendo –continúa diciendo Edward Gorey- que hay gente de bien que sigue escandalizada. Pero los detalles de la fiesta en casa de Lady Celia se desarrollan en la mente del lector”.

"Alice comía uvas en el parque cuando se le presentó Herbert, un joven muy bien dotado"

“Alice comía uvas en el parque cuando se le presentó Herbert, un joven muy bien dotado”

"Herber la invitó a dar un paseo en un taxi, en cuyo interior hicieron algo que Alice no había hecho nunca..."

“Herber la invitó a dar un paseo en un taxi, en cuyo interior hicieron algo que Alice no había hecho nunca…”

Ilustrador y escritor de los llamados de culto por su forma de entender la realidad y su manera de plasmarla en imágenes excéntricas a caballo entre el humor ácido y la ternura, caricaturiza en sus obras la tragedia mediante personajes escuálidos sometidos de tal forma a la resignación de la desgracia que nos arrancan una sonrisa, aún contemplando cómo una aplastante tragedia se adueña de ellos.

Genial como ilustrador, “El curioso sofá” incluye una serie de dibujos en los que el autor huye del sexo explícito pero nos capta la atención con detalles que insinúan más que dicen, dejando todo el trabajo a la imaginación, a la deducción y a la inteligencia del lector a través de personajes parafílicos hasta llegar al curioso sofá que da titulo a la obra.

Sofa5-1

Artista del blanco y negro, su vida está llena de excentricidades como su colección de bebés muertos. Obseso de los libros, empezó a dibujar cuando aún no había cumplido los dos años, y a los tres, leía sin ayuda de nade. Huía de las reuniones sociales, pero era espectador fijo del New York City Ballet, cuando las coreografías correspondían a George Balanchine, al que consideraba “el mayor genio de la historia del arte”

NYC Ballet

Su obra más conocida es un abecedario que, letra por letra, cuenta la historia de un niño víctima de algún infortunio. En The Gashlycrumb Tinies (Los pequeñines macabros) se acompaña cada vocal y cada consonante de una viñeta en la que recrea, con sencillez y maestría al mismo tiempo, el momento justo de la desgracia que azota a sus protagonistas.

Gashlycrumb_Tinies

De su anonimato ha sido rescatado Edward Gorey por algunos grupos de música como Nine Inch Nails o los geniales The Tiger Lillies que junto a Kronos Quartet realizaron un álbum dedicado a la memoria de Edward Gorey en 2002 que puedes escuchar aquí.

Si te interesa saber más de Edward Gorey, puedes leer el artículo que escribión Marina Negroni sobre él aquí.

gaviotas

 

2 comments

Comments are closed.