Fluxus ∞ POR RODRIGO DE TORRE

follow_flexus

La corriente Fluxus, surge a mediados del siglo pasado como movimiento contracultural con la firme intención de construir un nuevo lenguaje y así renovar el panorama artístico internacional. Basándose únicamente en el esfuerzo, la energía y la voluntad de los participantes, refleja una forma de expresión artística basada en las experiencias relacionadas con actos intrascendentes u ordinarios. Un forma de expresión artística que no se centra en el mero desarrollo de las obras, sino en el ejercicio del “fluxus” -flujo en latín-.

Antes que todo, Fluxus es un estado del espíritu, un modo de vida impregnado de una soberbia libertad de pensar, de expresar y de elegir. De cierta manera Fluxus nunca existió, no sabemos cuándo nació, luego no hay razón para que termine Robert Filliou.

Era un continuo movimiento de libertades, ideas y obras. El grupo de amigos más abierto e internacionalista y también el más feminista de cualquier otra vanguardia. Su desarrollo fue paralelo al Pop Art y al minimalismo de Estados Unidos, y en torno a él se reunirían músicos, literatos y artistas plásticos en múltiples producciones conjuntas. No se dejaría encuadrar en un solo medio artístico, ni tampoco en una zona territorial; surgiría simultáneamente en Japón, Estados Unidos, Francia, Holanda, Dinamarca y Alemania y en poco tiempo, se manifestaría una densa red de información entre artistas y compositores que vivían en diferentes países y continentes. Fue la primera y autentica globalización del arte.

El Fluxconcert típico consistía en una rápida serie de actuaciones de eventos cortos de acciones anotadas y música. Estos eventos con frecuencia consistían en representaciones físicas representativas de las actividades mundanas, o música con base en fuentes sonoras no musicales. Eran a menudo humorísticas y preocupadas con la participación de la audiencia. Los sucesos se caracterizan por la reducción, la repetición, la improvisación y el azar.

F_fluxus3_sepretaryGeorge Maciunas (1932-1978) se convirtió en el conductor principal del movimiento, y defendió el nombre de “Fluxus” como flujo imparable de creatividad que se extendería más allá de los límites del arte. Para ello en 1961 abriría en Nueva York la Galería AG en el 925 de Madison Avenue, con la ambiciosa intención de financiar un amplio programa de eventos y exposiciones. La galería, aunque de corta duración, poco a poco se convirtió en un lugar de encuentro para toda la gente Fluxus que deseaba sumergirse en esta apasionante aventura. Personajes como John Cage, Wolf Vostell, Karlheinz Stockhausen o Nam June Paik entre muchos otros, además de jóvenes artistas como Yoko Ono, participaron activamente en ensanchar el horizonte de esta nueva tendencia trabajando en distintos soportes y medios, caracterizándose sobre todo por instalaciones y espectáculos en forma de happenings y también por el videoarte.

Tal vez lo más importante de todas las actividades de publicación de Maciunas siguen siendo los múltiplos de objetos, concebidos como ediciones ilimitadas baratas y producidas en masa. Eran o trabajos realizados por artistas de Fluxus individuales, y a veces en colaboración con Maciunas. El propósito era erosionar el estado cultural del arte y ayudar a eliminar el ego del artista.

Por lo tanto, el arte-diversión debe ser simple, divertido, no pretencioso, preocupado por las insignificancias, que no requiera habilidades o ensayos interminables, que no tenga valor ni institucional ni como mercancía. El valor del arte-diversión debe reducirse haciéndolo ilimitado, producido en masa, obtenible por todos y eventualmente producido por todos. George Maciunas.

fluxus-1

Maciumas trabajó como diseñador grafico civil para la Fuerza Aérea de los EE.UU, trasladándose a vivir a Wiesbaden, Alemania. Allí sería donde en septiembre de 1962 se organiza el primer Flux Festival con una duración de algo más de un mes, llegándose a representar hasta cinco funciones semanales, cargadas de gran autenticidad y pasión dirigidas a impactar en el público. Durante estas exhibiciones, los artistas Fluxus usaron el humor para romper con ideas preconcebidas y así poder relacionar diferentes doctrinas artísticas como la poesía y la pintura, o la música y el performance liberando de esta manera al espectador de la tensión inicial que se produce ante ciertas situaciones para poder abrirse a ideas mucho más trascendentes.

Más de cuarenta años han pasado desde que Maciunas propuso un arte sin “valor institucional ni como mercancía”, cuyo proyecto (si se trataba de presentar alguno) era el de desbordar sus límites conocidos hasta expandirlos a la práctica social íntegra. Antes que un “movimiento artístico” Fluxus se había declarado entonces como una “actitud espiritual” caracterizada sobre todo por el rechazo a las formas establecidas de producción, consumo y comprensión del arte. Por entonces, “subvertir” era precisamente la consigna, y auguraba ser profundamente desestabilizadora.

fluxus

“El arte-diversión fluxus es la retaguardia sin ninguna pretensión, el impulso de participar en ‘llegar a otro nivel’ con la vanguardia”.

En su momento, el trabajo de Fluxus pasó prácticamente desapercibido. “No había dinero que ganar, ni gloria que cosechar. Décadas después, el “redescubrimiento” y la recuperación de sus producciones tiene la marca de la evocación. Hay algo en ellas que hoy da la sensación de no haber sido comprendido en su justa medida, o simplemente pasado por alto. A diferencia de “otras” vanguardias (de las que sí parece haberse dicho todo) Fluxus aún viene a interpelarnos. La pregunta es por qué.

En programa estético de Fluxus potenció una postura frontal contra el aparato cultural establecido. Sus acciones constituyeron un pronunciamiento político, probablemente en una escala mucho mayor que la de muchos de los movimientos que se autopromovieron con ese rótulo. Varios de sus postulados, son explosivos puestos en las bases del pensamiento.

Algo en Fluxus clama aún por advenir. Quizás la incertidumbre, la perplejidad, la debilidad de un paradigma que se niega a recorrer el final urgente de su itinerario permita que ese algo aparezca. Mientras tanto, hemos de insistir en su legado: revertir valores toma tiempo.

002fluxus3-1024x1024