G.Borondo ∞ (street-art)

Arte y cultura son creación, el sentido opuesto de la destrucción.

Porque arte y cultura tienen el potencial de cambiar individuos, de transformar comunidades enteras. Hacer una labor artística a favor de las personas es también mejorar su calidad de vida. Por regla general solemos pensar que esta labor nos debe ser facilitada por las instituciones públicas mediante la creación de nuevos espacios, centros culturales y centros educativos. Probablemente sea una verdad indiscutible, pero no deja de cierto también que los medios públicos suelen ir a la zaga del movimiento cultural que generan las personas.

Un grupo de artistas generalmente sin recursos y en algunos casos con orígenes en familias desestructuradas comenzó la reconquista de los espacios comunes en las ciudades hasta hacer aparecer el arte urbano o “street art”, un movimiento organizado hoy en día a nivel mundial que en sus orígenes era criticado y perseguido por las propias instituciones a remolque de las vanguardias.

El pasado mes de junio se presentó en París y Buenos Aires una indicativa que busca preservar en la web al arte urbano cuyas expresiones muchas veces se pierden para siempre una vez que se “blanquean” los muros donde fueron plasmadas. Cerca de 5.000 obras de arte callejero desembarcaron en internet de la mano de Street Art Project, una muestra de arte urbano en línea creada por Google.

En creativoshoy.com no podía faltar un espacio dedicado a artistas de la calle, porque en mi opinión es la forma más primitiva de arte, la más pura, y la primera manifestación para todos los públicos gratuita.

san_borondo_london-1

san_borondo_london-2

Un arte que aún hoy es perseguido y frecuentemente ilegal en algunos lugares del mundo aunque por suerte son cada vez más este tipo de manifestaciones y sus autores empiezan a gozar de un gran prestigio en los círculos del arte efímero.

Street-Art-by-Borondo-from-Spain-2

La obra expuesta en este post corresponde al artista español Gonzalo Borondo, nacido en Segovia, España, en 1989. Para él, el arte es un tipo de lucha. Es su droga preferida y a veces su enfermedad. Su maestro y mentor le dijo que para ser artista primero hay que ser persona, y luego tal vez un artista.

1507480_637824492953104_6632120483048662711_o

En 2003 se trasladó a Madrid donde fortalece su relación con el graffiti. Estudió en las Academias de Bellas Artes de Madrid y Roma, pero nunca terminó sus estudios. Con 18 años de edad participa en su primer festival de arte en Estambul y desde entonces ha hecho exposiciones individuales en ciudades como Roma, Madrid, París y Londres.

Street-Art-by-Borondo-from-Spain-6

Según sus palabras, la verdadera inspiración la tenía en la calle, no en las aulas. A veces siente que son las paredes quienes le eligen a él, y no al revés. Un artista nunca debe tener miedo a experimentar. Esta es la única manera de crecer,–añade-

Street-Art-by-Borondo-from-Spain-1

En su trabajo prefiere ser más poético que polémico o político, y se cuestiona a veces la razón de porqué poner la poesía en las paredes de una sociedad enferma.

L1100713

“En la mayor parte de mi trabajo trato de reflejar nuestra naturaleza exponencialmente. Utilizo el cuerpo como lenguaje universal para mostrar los temas de la condición humana”

buena retokada volturno

185056_391253297610226_1395672015_n

Particularmente me gustan la gran mayoría de las obras de Borondo, pero quizás haya llamado mi atención más que ninguna otra su obra titulada Narcissus (I) realizada en Londres este mismo año. La razón de esta preferencia radica en que su obra consigue traspasar lo estático de un muro para convertirse en algo vivo. Puedes verla aquí:

Y ya, para terminar transcribo una poseía de Charles Bukowski que si bien está dirigida a los escritores, entiendo que expresa con absoluta sencillez qué es un artista en general y en particular, el artista callejero:

Si no te sale ardiendo de dentro,
a pesar de todo,
no lo hagas.
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón
y de tu mente y de tu boca
y de tus tripas,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte durante horas
con la mirada fija en la pantalla del ordenador
ó clavado en tu máquina de escribir
buscando las palabras,
no lo hagas.
Si lo haces por dinero o fama,
no lo hagas.
Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte
y reescribirlo una y otra vez,
no lo hagas.
Si te cansa sólo pensar en hacerlo,
no lo hagas.
Si estás intentando escribir
como cualquier otro, olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti,
espera pacientemente.
Si nunca sale rugiendo de ti, haz otra cosa.

Si primero tienes que leerlo a tu esposa
ó a tu novia ó a tu novio
ó a tus padres ó a cualquiera,
no estás preparado.

No seas como tantos escritores,
no seas como tantos miles de
personas que se llaman a sí mismos escritores,
no seas soso y aburrido y pretencioso,
no te consumas en tu amor propio.
Las bibliotecas del mundo
bostezan hasta dormirse
con esa gente.
No seas uno de ellos.
No lo hagas.
A no ser que salga de tu alma
como un cohete,
a no ser que quedarte quieto
pudiera llevarte a la locura,
al suicidio o al asesinato,
no lo hagas.
A no ser que el sol dentro de ti
esté quemando tus tripas, no lo hagas.
Cuando sea verdaderamente el momento,
y si has sido elegido,
sucederá por sí solo y
seguirá sucediendo hasta que mueras
ó hasta que muera en ti.
No hay otro camino.
Y nunca lo hubo.

Charles Bukowski

inthepress_deco_line

 

IMAGEN DE PORTADA: G.Borondo