Giuseppe Verdi ∞ Rodrigo de Torre


Puedes leer este artículo escuchando La Traviata – The Royal Philharmonic Orchestra

Seguramente todos hemos escuchado en alguna ocasión la frase de “muy pocos aciertan antes de errar”. Indudablemente es difícil lograr el éxito sin haber cometido antes unos cuantos errores y pasado por algún que otro fracaso. Con motivo de esta frase traigo a este post al compositor Giuseppe Verdi del que ya se ha cumplido el bicentenario de su nacimiento. Conoció el éxito prácticamente desde el principio de su carrera, pero no lo tuvo fácil. Su secreto, además de en su enorme talento, radicó en la fortaleza de su carácter, y en su voluntad. Nunca desistió de aquello que consideraba digno de ser defendido y nuca cesó en alcanzar sus objetivos, por lejanos que estos pareciesen.

Casa natal de Giuseppe Verdi (recreación)

Casa natal de Giuseppe Verdi (recreación)

Nació en 1813 en Roncole, una aldea parmesana en las que las posibilidades de obtener una educación musical, y de que su música fuera escuchada por más de un puñado de aldeanos, era prácticamente imposible. Hijo de taberneros con escasos recursos consiguió de un mecenas una beca de estudios en Milán. Con 19 años, el joven Giuseppe llegó a la gran ciudad portando una vieja maleta con la intención de hacer el examen de ingreso en el Conservatorio, pero el resultado no pudo ser más desastroso pues se rechazó su admisión. Para el joven Verdi supuso una enorme humillación que conservó durante toda su vida. Tanto es así que muchos años después, cuando el Ministro de Cultura Italiano quiso llamar al Conservatorio de Milán “Giuseppe Verdi”, éste dijo: “Qué tengo que ver yo con el Conservatorio de Milán. En él fui rechazado de joven y no quiero tampoco tener nada que ver con él de viejo. Déjenme morir en paz”.

Otro de sus fracasos más sonados, ocurrió con el estreno en La Fenice de su obra “La Traviata” en 1853, cuando Verdi no contaba aún los 40 años. La Traviata es una ópera trágica que trata entre el amor de Giulietta y Alfredo, dos jóvenes cuya relación es truncada por la voluntad del padre de Alfredo.

Cartel Original del Estreno de La Traviata en La Fenice (Venecia)

Cartel Original del Estreno de La Traviata en La Fenice (Venecia)

traviata-poster4A Verdi nunca le había gustado la soprano de 38 años y regordeta que había impuesto el empresario del teatro para representar La Traviata pues era ya una mujer mayor para aquella época y él había concebido a la soprano principal de su obra como una mujer joven y delgada. Al cerrarse el telón en el Primer Acto, se escucharon unos tímidos aplausos, pero en el Segundo y Tercer Acto, las carcajadas del público provocaron un enorme fracaso. Verdi dijo entonces que el tiempo diría si habido sido culpa de su obra o de la cantante y añadió que La última palabra de La Traviata no se había escrito aquella noche. Catorce meses después se representaba otra vez en Venecia pero cambiando a la soprano. El éxito fue absoluto. Quizás el mayor éxito de Verdi en esta ciudad.

Teatro de la Fenice, Venecia - 1853 (recreación)

Teatro de la Fenice, Venecia – 1853 (recreación)

Pero en 1857 con la ópera Simón Bocanegra Verdi cosechaba otro enorme fracaso. Sólo su tenacidad y la fortaleza de su carácter le llevó nuevamente a representarla 23 años después con un indudable éxito, quizás no de los más sonados del compositor, pero sí un triunfo. Hoy, un siglo después, se considera a Simón Bocanegra como una de las obras maestras de su autor.

Plácido Domingo en Simón Bocanegra. La Scala, MIlano 2010

Plácido Domingo en Simón Bocanegra. La Scala, MIlano – 2010

Verdi hizo cierta la frase con la que iniciábamos este post. O dicho de otro modo, “un mar tranquilo nunca hizo buen marinero” porque en definitiva, los retos son los que hacen la vida interesante y superarlos es lo que hace que tenga sentido.

 

Firma-de-Verdi

 

IMAGEN DE PORTADA: GIUSEPPE VERDI

MÚSICA DE ESTE ARTÍCULO: LA TRAVIATA – THE ROYAL PHILHARMONIC ORCHESTRA.