INCENDIO EN EL MUSEO DEL PRADO ∞ POR RODRIGO DE TORRE ∞ (relato)


Si lo prefieres, escucha este artículo:


“La catastrofe de anoche. España está de luto. Incendio en el Museo del Prado”.

Así rezaba el titular del periódico El Liberal el día 25 de noviembre de 1891. Era un artículo ficticio publicado por el periodista Mariano de Cavia. En él, se contaba la destrucción del Museo del Prado por un incendio en los desvanes del edificio donde vivían empleados y dependientes. Al día siguiente, los madrileños se acercaron al lugar alarmados, y el periódico publicaba un nuevo artículo en primera página del mismo periodista titulado “Por qué se ha incendiado el Museo del Prado” justificando que “Hemos inventado una catástrofe, para evitarla”. Efectivamente, en 1891 vivían en lo sótanos del Museo sus empleados y dependientes, sus mujeres y sus hijos, quienes correteaban por las dependencias libremente.

Dos días después, el Ministro de Fomento español ordenaba que se vaciasen los depósitos de leña de los sótanos, y que se sustituyera el uso de velas por linternas. Además, ordenó el desalojo de los desvanes donde los empleados calentaban la comida con hornillos.

Juan de Villanueva fue el arquitecto del Museo del Prado. Su proyecto fue aprobado por el Rey Carlos III en 1786, y quedó finalizado a principios del Siglo XIX, pero con la llegada de las tropas francesas a España, y la Guerra de la Independencia, se destinó a fines militares ( en concreto fue cuartel de caballería) utilizándose las planchas de plomo de los tejados, para la fabricación de balas.

A finales de 1819, en tiempos del reinado de Fernando VII, se reinauguró como Museo Real de Pinturas, contando con 311 cuadros expuestos en tres salas que servirían por un lado, para mostrar las obras propiedad de la corona y por otro, para enseñar a Europa la existencia de una escuela en España tan digna de mérito como cualquier otra mundial.

En sus inicios, el Museo abría dos o tres días por semana y cerraba siempre que llovía, pues en días así, la gente acudía al museo para resguardarse, pues no obstante, era la única edificación pública en varios cientos de metros a la redonda. Es curioso además que determinadas salas no estaban pavimentadas, y en esos días de lluvia era frecuente el embarrado. Los días de verano, el polvo debía eliminarse regando el suelo con agua, aunque pronto se esteró y luego se instaló tarima de madera en casi todas las salas. Por cuestiones obvias de seguridad, la tarima fue sustituida por mármol después de los años 30.

Destronada Isabel II, el Museo Real pasó a ser Nacional, y mediante Decreto de mayo de 1920 pasó a denominarse Museo Nacional del Prado, integrándose en él las obras y fondos de otras instituciones españolas.

El presupuesto previsto para el año 2012 fue de 44 millones de euros, de los que el 63%, se corresponden a ingresos generados por el propio Museo. Sólo en entradas, durante 2012, se recaudaron 10 millones de euros.

Sus fondos se han incorporado por diferentes vías: Por un lado las donaciones herencias y legados, por otro, el propio Estado y su política de adquisición de obras de arte. No sólo por compras directas, sino también como una modalidad de pago de impuestos, enriqueciéndose así las colecciones de forma muy notable.

01f16e9829

Una Fábula (El Greco)

Uno de los legados más destacables en época reciente fue el realizado por Manuel Villaescusa en 1991 por un importe de 7000 millones de pesetas, es decir unos 4.300 millones de euros que sirvió para comprar el cuadro de Una Fábula, de El Greco, o el de La Condesa de Chinchón, de Goya, entre otros.

Pero quizá, la obra más famosa que ingresó en el Prado en el siglo XX, fue el Guernica, legado por su autor Pablo Picasso. Por su significado y trascendencia artística, es sin duda la pieza clave del arte contemporáneo. Ese cuadro fue encargado por el Gobierno Republicano Español a al pintor como consecuencia del bombardeo de la ciudad de Guernica, que quedó completamente destruía. Sus tonos monocromos simbolizan por un lado el pasivo sufrimiento de los inocentes en cualquier enfrentamiento armado, y también la victoria moral de los derrotados.

Es un Óleo sobre Lienzo de 351 x 782 cm, uno de los lienzos más monumentales entre los pintados en la primera mitad del siglo XX.

Guernica (Pablo Picasso)

En el año 1996 se puso en duda la seguridad de la pinacoteca tras el hallazgo de un cuadro ajeno a la colección que pasó inadvertido cuatro días. El artífice de la burla había sido el pintor Víctor Ruiz, al conseguir colgar con silicona uno de sus cuadros en la sala donde se exhibían por entonces pinturas flamencas.

La colección del Prado, cuenta hoy con más de 7.600 pinturas, 1000 esculturas, 4800 estampas y 8200 dibujos. En la actualidad, el Museo exhibe en su sede, algo más de 1300 obras y otras 3.100 se encuentran como depósito temporal en otros museos . El resto se conserva en su almacenes. El Prado posee una de las colecciones de arte más importantes de toda Europa y no sólo por el número de sus obras, sino especialmente por la calidad de estas.