Joseph Cornell – “Diario (secreto) de Agricultura” ∞ Lola Feijóo

Sin título ( Diario práctico de agricultura ) 1933 - 1940 Joseph Cornell. Philadelphia Museum of Art

Sin título ( Diario práctico de agricultura )
1933 – 1940 Joseph Cornell. Philadelphia Museum of Art

Visitar, recorrer diversos lugares o países, por cualquier medio de locomoción es lo que se entiende por viajar, así al pie de la letra podemos decir que Joseph Cornell no viajó ya que nunca salió de los Estados Unidos, pero si nos acercamos a su obra veremos como recorrió más kilómetros que muchos que no paran de subir en aviones, trenes o barcos. Es lo que tiene la imaginación, una puerta de embarque abierta las 24 horas del día los 365 días del año.

La vida de Josep Cornell es como una de sus cajas ensambladas , las limita el espacio pero acogen todo un mundo interior repleto de todo tipo de objetos, recortes, fotografías y hojas de libros. Un universo contenido y una forma de utilizar lo que coleccionaba, ya que Cornell antes que artista fue coleccionista.

Sin título (Princesa Medicci) Joseph Cornell, 1948

Sin título (Princesa Medicci) Joseph Cornell, 1948

Nace en Nyack a 40 kilómetros de la ciudad de Nueva York un 24 de diciembre de 1903, es el mayor de cuatro hermanos. Cuando contaba con tan solo catorce años su padre, vendedor y diseñador de tejidos para trajes masculinos, fallece. Por aquel entonces Cornell estudiaba en una academia ciencias e idiomas pero pronto se verá obligado a ponerse a trabajar para ayudar económicamente a su familia, primero en una fábrica textil y finalmente en una empresa situada en Madison Avenue donde vende tejidos. Nueva York se convierte en su fuente de información acude a museos, galerías de arte, tiendas de discos, teatros, librerías de segunda mano y tiendas en las que compra todo tipo de objetos curiosos, fotografías y películas que empieza a coleccionar.

Su formación es autodidacta y durante toda su vida irá adquiriendo amplios conocimientos sobre literatura, historia, ballet, música, cine y teatro, convirtiéndose en un artista intelectual. Un hecho clave en la vida de Cornell se produce en 1931 cuando descubre en la Galería Julien Levy los collages de Max Ernst y el trabajo de otros artistas surrealistas. Un año más tarde será en esa misma galería donde Cornell exponga sus primeros montajes y collage.

En 1936 se inaugura en el Museo de Arte Moderno la exposición “Arte fantástico, Dadá, Surrealismo”. Su obra “Soap Bubble set” es exhibida y Cornell escribirá al director de la exposición, diciendo que aunque no comparte las teorías surrealistas admira gran parte de su obra. Así, Cornell nunca se consideró un artista surrealista. Su concepto de arte como señaló el galerista Leo Castelli en la presentación de la exposición celebrada en la Fundación Juan March en 1984 era el siguiente: “Cornell, creía firmemente que el arte no es una actividad elitista sino que es algo que nace eternamente del espíritu del hombre”

Continua trabajando como diseñador textil y se sacará unos ingresos extras realizando bocetos para revistas como Vogue o House & Garden.

Cornell pasó toda su vida con su madre y su hermano Robert al que cuidaba ya que padecía parálisis cerebral, permaneciendo muy unido a él. Los tres vivieron en una casa en el 3708 de Utopia Parkway en Long Island en cuyo sótano Cornell instala en 1941 su estudio al que solía referirse como un “laboratorio”.

El laboratorio de Joseph Cornell, fotografiado por Hans Namuth en 1969

El laboratorio de Joseph Cornell, fotografiado por Hans Namuth en 1969

Entabla amistad con muchos artistas y escritores como Marcel Duchamp con el que colabora en su obra la Boîte-en-valise, Max Ernst, Dorothea Tanning, Matta, Marianne Moore, Robert Motherwell, entre otros. Y al contrario de lo que se cree, hay quién lo tacha de solitario e introvertido, Joseph Cornell recibía en su casa a artistas, bailarinas, escritores, músicos, actores y tipos corrientes, quizás muchos más de los que puedan pasar por la vida de cualquiera de nosotros como señala Leo Castelli.

A lo largo de su vida se sucederán exposiciones con su obra y su influencia se puede detectar en movimientos artísticos posteriores, como el Pop Art, Minimalismo y Fluxus.

La última exposición a la que asistió antes de su muerte fue una dedicada al público infantil en la Cooper Union School of Art, formada por 26 cajas y collages que fueron instalados a la altura de los ojos de un niño.

Fotografías de Joseph Cornell recorriendo la exposición con los niños y contestando a sus preguntas

Fotografías de Joseph Cornell recorriendo la exposición con los niños y contestando a sus preguntas

Tras su muerte en 1972, el comisario Walter Hopps encontró en el estudio de Cornell un libro cuyas páginas habían sido transformadas por él, añadiéndole fotografías, dibujos, poemas, perforando las hojas en definitiva plasmando su mundo en un manual de agricultura francés de 1911, seguramente adquirido en alguna de las librerías de segunda mano que frecuentaba.

Tachó palabras y añadió otras, por lo que parte de la diversión está en descifrar los significados ocultos. Jugó con el tema del libro y así, entre listas de cultivos e imágenes de fertilizantes agrarios, aprovecha un grabado de una fresa convirtiéndolo en un sombrero de una mujer.

Joseph Cornell Manual de Agricultura

JC Manual 2

Este manual que fue alterando Cornell desde 1933 hasta mediados de los años 40 y del que no se tenía constancia (quizá nunca lo enseñó a nadie) fue depositado en el Smithsonian permaneciendo oculto 20 años hasta que fue rescatado (adquirido) por el Museo de Arte de Philadelphia el cual alberga una importante colección de la obra de Marcel Duchamp. El Manual se expuso por primera vez al público en 1999 durante una exposición dedicada a mostrar el vinculo entre Duchamp y Cornell. Se exhibió abierto por la hoja en la que aparecía la imagen de la Mona Lisa.

JC Manual 3

En el año 2012 la editorial Thames and Hudson en colaboración con el Museo de Philadelphia produjo un facsímil que reproduce 60 páginas del original.

"Manual of Marvels" . Thames and Hudson (2012)

“Manual of Marvels” . Thames and Hudson (2012)

Las obras de Cornell son fruto de su imaginación, están plagadas de referencias artísticas e históricas tratadas con una sensibilidad innata y desde mi punto de vista con exquisito gusto estético reflejo de todo lo que le ofrecía la ciudad de Nueva York y de los viajes que le proporcionaba la lectura, el cine y el teatro.

Estas cajas siguen viajando a exposiciones como la celebrada en 2015 en la Royal Academy of Arts y a su vez siguen haciendo viajar a los que las observan.

Joseph Cornell en su casa

Joseph Cornell en su casa

deco-line

SIGUE A LOLA FEIJÓO EN TWITTER: @srawinter