Lo que el ojo no ve – David Hockney (Pintura)


Puedes leer este artículo escuchando “The Mystery of Your Gift” – Josh Groban

Lo que el ojo no ve

Mira esta imagen e intenta contar cuántos puntos negros aparecen en ella.

14739575389180

¿Puedes ver los 12 puntos intermedios al mismo tiempo? Seguramente no.

La visión periférica se caracteriza por su habilidad para localizar, reconocer y responder la información que hay en las distintas áreas del campo visual alrededor de un objeto sobre el que fijamos la atención. En los humanos abarca hasta cerca de 180 grados, pero tiene sus fallos.

En la imagen anterior, al centrar la atención en un punto concreto, nuestro cerebro lee lo que está alrededor del mismo, pero lo hace de una manera equivocada y no es capaz de procesar los puntos negros que se sitúan en las intersecciones interpretándolo todo como si sólo hubiera líneas grises y espacios en blanco.

En cualquier lugar del mundo con TV, radio, o Internet, las noticias llenan nuestro día a día con imágenes violencia, robos, secuestros, guerras, colapso económico o terrorismo. Es como si sólo pudiéramos ver líneas grises y espacios en blanco. Nuestro cerebro se olvida de los puntos intermedios y, como la memoria tiene un modo muy particular de funcionar, lo que recordamos no se corresponde del todo con la realidad, sino con la interpretación que hacemos de ella. Según interpretamos, sentimos. De algún modo, nos va quedando el poso de lo negativo hasta sentirlo realmente mediante sinestesia en la que oímos colores, vemos sonidos, o incluso tenemos sensaciones de dolor a través de las imágenes.

Si en nuestro día a día, nuestras emociones son violencia, líneas grises, horror, espacios en blanco, sentiremos y recordaremos emociones grises y espacios en blanco retrayéndonos en nosotros mismos por pura protección.

Por suerte, revertir la situación es fácil. La mente tiende a ser selectiva en cuanto al tipo de emociones que desea recordar, y prefiere desconectar los recuerdos de emociones dolorosas lo antes posible, al tiempo que desea conservar las emociones agradables asociadas a sucesos alegres el mayor tiempo posible y es, entonces, cuando el arte juega en ese espacio de puntos intermedios que nuestro cerebro no siempre ve, pero que cuando lo hace, son un modo de evadirnos de lo negativo.

David Hockney es un pintor, grabador, escenógrafo y fotógrafo británico. Es considerado uno de los artistas británicos más influyentes del siglo XX. Su obra nos trae auténticas ráfagas de optimismo.

Hockney nació con sinestesia. Kandinsky, Paul Klee, Mondrian, y Georgia O´Keefe, también. Hockney llegó a fundir sonido y color en la escenografía “El niño y los encantamientos” para la ópera de Ravel. Debido a su virtud, los cuadros de Hockney son su modo de ver los puntos intermedios entre tanta información contaminada que nos rodea.

green-valley

No es fácil elegir una sóla categoría artística para David Hockney, porque es un incansable buscador que salta de un género a otro para no caer en el hastío. Pintura, grabado, cine, ilustración, vídeo, fotografía, el diseño escénico y, últimamente, dibujos realizados con su teléfono móvil.

hockney-ipad

“Dibujo flores cada día en mi iPhone y las envío a mis amigos, para que tengan flores frescas cada mañana. Y mis flores duran. No sólo las puedo dibujar como si lo hiciera sobre un libro de notas, sino que las puedo enviar a 15 o 20 personas que las pueden recibir la misma mañana que se levantan”.

Se define a sí mismo como una persona “muy visual” en una cultura que “no lo es”, por más que muchos crean lo contrario.

Mr and Mrs Clark and Percy, Es una obra que rezuma el espíritu vital y optimista del ‘swinging London’ de los 60, y se ha convertido en una imagen icónica de esa época.

Mr and Mrs Clark and Percy

Su vasto trabajo incluye el diseño de escenografías para óperas como El progreso del libertino (1951), de Igor Stravinsky, o La flauta mágica (1791), de Wolfgang Amadeus Mozart. Normalmente en sus obras se sirve de recursos fotográficos y ópticos para representar la perspectiva.

david-hockney

David Hockney I

david-hockney II

la_autopista_de_pearblossom

En 2001 publicó un polémico estudio: “El Conocimiento Secreto”, en el que sostenía que muchos pintores clásicos, como Johannes Vermeer, entre otros, se servían de sistemas ópticos como la cámara oscura trasladando al lienzo las imágenes proyectadas.

En el “El conocimiento secreto” relata la historia de su búsqueda pictórica. Puedes verlo a continuación.